Ventajas de la educación online que no puedes dejar pasar

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Comenzando el día

Suena el despertador: 8:50

Te levantas, tomas un vaso de agua y, con tu ropa más cómoda o quizás incluso en pijamas, te diriges a tu espacio de estudio o trabajo en casa. Enciendes tu notebook, abres la página que buscas, ingresas con tu usuario y a las 9 en punto, comienzas una nueva clase en la academia de e-learning en la que te matriculaste. Estás estudiando online.

¿Estudiar online?

La verdad, nadie quiere hablar más de la Pandemia, lo sé; estamos todos hartos del tema y no vemos la hora de que esto termine. Pero no podemos negar ni dejar de lado la importancia que ha tenido en nuestra vida diaria. Ha sido para todos un cambio importante de paradigma y el sector educativo ha sido particularmente sacudido. Como decía en el post anterior, son millones los estudiantes de todo el mundo, de todas las edades, que han debido enfrentarse de golpe a este nuevo desafío, y los espacios de instrucción han debido estar a la altura de la inmensa demanda que les llegó de un momento a otro. Pero ¿nos gusta la educación en línea? ¿Nos gusta esto de estudiar online?

La respuesta viene en dos letras, una es con tilde: Sí.

Son tantos los beneficios de este sistema educativo que en poco tiempo se ha elevado al podio de los triunfadores donde hoy se encuentra. Y no sólo hablamos de lo que sucede en un contexto de emergencia sanitaria como el que vivimos actualmente; este fenómeno se viene dando desde hace bastante tiempo, y en nuestro lado del mundo desde hace un par de décadas.

Podemos rastrear los primeros esbozos de lo que hoy conocemos como educación en línea bastante más atrás en el tiempo de lo que podríamos imaginarnos. Ya en los años 60, algunas universidades en Estados Unidos integraron un sistema de educación online que funcionaba gracias una red de computadoras interconectadas. No era un curso propiamente dicho, pero se dictaban algunas cátedras y eso le permite calificar para este punto.

Pasaron varios años más hasta que en 1984, la Universidad de Toronto, Canadá, ofreció oficialmente el primer curso en línea.  Pocos años después, la Universidad de Phoenix en Estados Unidos, se convirtió en la primera institución educativa del mundo íntegramente en línea. Ofrecía cursos de Pregrado y Maestrías.  Competía a la par con la educación por correspondencia. Nadie imaginó en aquellos tiempos el potencial que tenían frente a sus ojos; estaba naciendo un nuevo paradigma educativo, una nueva forma de comprender el aprendizaje y un cambio radical en la manera en la que entendemos la pedagogía.

Hoy en día, la Universidad Nacional Abierta Indira Gandhi en la India, es la universidad más grande del mundo, con alrededor de 4 millones de estudiantes matriculados y activos, la mayoría de los cuales recibe hoy educación a través de métodos online.  ¿Imaginas lo que deber haber sido el 2020 en esa universidad? Alrededor de 4 millones de estudiantes recibiendo clases en línea ¡y lo lograron!

Lo bueno, lo malo… y lo mejor

La masificación de internet le dio un empujón sin precedentes al sistema educativo online. De pronto, todo el conocimiento del mundo estaba a un click de distancia y, con el correr de los años, en nuestras propias manos. Los beneficios por sobre los sistemas tradicionales son ridículamente sólidos. No quiero entrar en la disyuntiva sobre qué método es mejor; después de todo ejercí muchos años como docente presencial de educación superior y las experiencias vividas las atesoro con mucho afecto, así es que mejor hablemos de las ventajas de la educación online.

La gran flexibilidad que ofrece.

La agenda la armas tú, el horario lo regulas tú, el tiempo diario que le dedicas lo organizas tú, porque en la mayoría de los casos no estás atado a un horario fijo. Y aun así, en los casos donde el curso se imparte en un horario determinado por algún sistema de video llamada, los alumnos que no alcanzan a asistir a esas horas pueden disfrutar de las lecciones en formato envasado, ya que por regla general éstas quedan grabadas. Prácticamente puedes revisarlas en cualquier momento las veces que necesites, tomar apuntes, transcribirlas… Todo esto en cualquier instante del día, cualquier día de la semana. No es necesario desajustar todo para adaptarlo a los horarios de las clases: las clases se adaptan a tu horario.

Una importante reducción de costos.

No necesitas gastar en locomoción ni pasar horas en el transporte público. Todos esos costos e incomodidades desaparecen con un simple “Enter”. Los materiales requeridos son básicamente cualquier ordenador que tengas y una conexión a internet (algo que ibas a tener de todos modos ¿no?). Los textos de estudio son un link de descarga que ya viene incluido en el valor del curso, y en caso de necesitar adquirir alguno como complemento, puedes hacerlo en formato eBook, que cuesta incluso menos de la mitad que un libro físico. El ser menos costoso que los métodos de enseñanza tradicionales y el necesitar de menor infraestructura física, hace que la educación online sea mucho más amplia y económica.

La enorme variedad de cursos disponibles.

Hoy en día, prácticamente no hay nada que no puedas aprender online. Desde artesanías a finanzas; desde filosofía a comercio; desde programación a teología. Incluso canto y yoga. No existe prácticamente área alguna que no haya sido tocada por el e-learning.  Entra a Google y busca, por poner un ejemplo loco, “curso de crianza de medusas”. Seguro que hay alguno por ahí 😉

Experiencia multicultural.

La educación en línea permite establecer contactos y generar redes de colaboración con otros estudiantes de ideas afines en todo el mundo, compartiendo puntos de vista y favoreciendo la ejecución de los proyectos académicos en conjunto. Desde una óptica más humanista, la experiencia con personas de otras naciones e incluso de otros continentes, permite una importante apertura cultural y fomenta la adaptación a entornos diferentes

Tiempo en cantidad y calidad.

Más allá del tiempo ganado en movilización y organización de una clase, la educación online permite que los alumnos tengan una comunicación más fluida con el docente, aun cuando en su mismo grupo de estudios haya una gran cantidad de alumnos. El formato de enseñanza tradicional, en este sentido, se podría decir que es menos práctico en términos de orientación personalizada. Los estudiantes no siempre pueden recibir una atención exclusiva para aclarar conceptos, ya sea por tiempo, espacios, etc.  El e-learning no presenta este problema debido a que, a pesar de no estar físicamente presentes, la conexión con el profesor es mucho más rápida y cómoda. Además, los debates en línea sobre distintas temáticas y el tiempo que instructores puedan dedicar a aclarar una por una las dudas que puedan surgir en el evento, es mucho mayor y menos extenuante para todos. El rendimiento académico de los estudiantes mejora y también mejoran sus habilidades de resolución de problemas y comunicación.

Y voló…

El e-learning ha evolucionado mucho más allá de lo que jamás se pudo pensar en sus orígenes. Ya no consiste solamente en un monólogo de un profesor hablando a una audiencia silente; el papel del estudiante ha pasado de ser pasivo a activo; de ser un oidor pasó a ser un elemento resolutivo en su propio proceso de aprendizaje y, gracias a esta dinámica, la eficacia de la educación online puede equipararse sin ninguna objeción al aprendizaje en el aula. Además de contar actualmente con una amplia aceptación, la educación online abre la ventana del conocimiento hacia límites que hoy en día son difíciles de establecer. El futuro del e-learning es más que prometedor y tú también puedes ser parte de esta revolución de la enseñanza, pero sobre este tema te contaré en un próximo artículo.

Keep Healthy!!!


Más entradas

Comienza a enseñar online ahora

La asistente aburrida Hace muchos años atrás (realmente muchos), me desempeñaba como Asistente Ejecutiva Bilingüe de primer nivel en una empresa líder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *