¿Estás preparado para crear tu primer curso online?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Tu primer curso en línea está más cerca de lo que imaginas

En el artículo anterior compartimos una serie de tips y consejos para comenzar a impartir un curso online: cómo definir su contenido, qué herramientas utilizar para desarrollarlo, etc.

Te diste cuenta que no era una tarea tan lejana a tu realidad y que perfectamente puedes convertirte en instructor creando tu propio curso, concentrándote tan sólo en lo que sabes. De hecho, ya tienes claro el tema, los objetivos educativos e incluso bosquejaste un temario.

Ahora es momento de ponerse a trabajar en el curso. Para esto, es necesario que algunas cosas las tengas resueltas.

Primeros pasos

Tiempo

Evalúa cuánto tiempo tardarás en crear tu curso online. Esto va a depender muchísimo del material que ya tengas elaborado, especialmente el que requiere más edición, como los videos. Claramente tardarás muchísimo menos si ya tienes todos los documentos en PDF y los videos grabados, de modo que sólo se trate de organizar los contenidos, crear guías de estudio y evaluaciones. Si no tienes más que una gran idea y alguno que otro contenido de valor por ahí, tardarás más; pero no desesperes, porque todo consiste en organizarse bien. La mejor forma para comenzar a elaborar contenido es armar un temario: desde lo más general hasta lo más específico.

Así es que si sólo debes organizar el material que ya tienes, y si le dedicas unas dos horas al día, tu curso puede estar listo en una semana. De ahí en adelante la ventana de tiempo va a depender de ti.

¿Será muy caro?

Es relativo. Nuevamente va a depender de los medios que hayas decidido utilizar para crear tu curso. Por supuesto que escribir textos en Word tendrá un costo mucho menor a realizar un video, donde además necesitarás un equipo más o menos decente para grabar tu contenido. Ok, siempre puedes utilizar tu teléfono de alta gama, o con características especiales para el audio y el video, pero no es recomendable. Estás tratando de vender un curso que has creado, tienes que poner lo mejor de ti en esta empresa para que salga todo  lo más cerca posible a lo perfecto. Puedes conseguir los elementos necesarios prestados, arrendarlos, o por supuesto comprarlos. Considéralo como una indispensable inversión que —y que no te quepa duda— recuperarás en el corto plazo.

Pero no todo es texto y video grabado. Hay muchas herramientas que están disponibles, incluso gratuitas, para que puedas volcar el contenido de tu curso en distintos formatos y enriquecerlo de manera voluptuosa. Uno de mis favoritos son los Webinars, que consisten en transmisiones por video donde puedes desarrollar los temas de tu curso, acompañándote de una presentación que mostrarás compartiendo pantalla. Además de esto, puedes dejarlo grabado, compartir material de descarga, links hacia artículos relacionados, etc.

Mi favorito: los podcasts. De a poco este sistema se ha ido valorizando mucho, tanto por creadores de contenido como por sus consumidores. Voy a dejarlo mencionado acá porque tengo pensado profundizar más adelante sobre esta maravilla desde donde tus alumnos incluso pueden tomar las clases mientras van conduciendo su auto.

¿Es muy difícil?

La primera vez que armé un curso —al final del artículo te revelaré de qué era, es muy friki para este momento—, estaba perdidísima. Sentía que me había embarcado en un lío del que ya no podría salir. Encima iba a tener que dictarlo como parte del programa del área de extensión de una prestigiosa Universidad. Como ya estaba comprometida, no me quedó más alternativa que calmarme y sentarme a trabajar.

¿Qué hice? Comencé a elaborar un temario y, basándome en mis conocimientos y lógica del asunto, logré redactar, de lo más general a lo más detallado, el contenido de mi curso. Utilicé todos los recursos con los que contaba en esos años: blogs temáticos, foros de discusión (sí, soy de esos años), conferencias a las que había asistido, charlas de las que formé parte como expositora, libros, muchos libros, etc. No dejé nada sin revolver para armar mi contenido. Lo increíble fue que, una vez que armé la estructura del curso, el resto fluyó como un río hacia el mar: directo, natural, espontáneo. Me di cuenta de que todos los temores que tenía eran exclusivamente el miedo a salir de mi zona de confort,  a enfrentar un desafío nuevo que, si bien me apasionaba, me resultaba a la vez amenazante. Finalmente, nada de lo que me ponía nerviosa sucedió. Armé ese curso y sí, me fue muy bien: no podía creer que tuviera tantos alumnos.

Entonces, la respuesta a la pregunta sobre la dificultad: no, no es difícil. Sólo precisa organización, dedicación y voluntad, algo que NOS SOBRA cuando estamos trabajando en un proyecto con el que nos sentimos cómodos. Toma tu blog, organiza tus artículos, busca las grabaciones de esos talleres que has dado, arma algo con eso. Aunque sea una prueba, lo importante acá es sacudirse los nervios, la confusión, lo “cómodos” que estamos en nuestra zona de confort y dar el primer paso.

¿Es rentable?

Una de las peores cosas que pueden hacer los creadores de cursos y formaciones es hacer promesas que no se cumplen y plantear metas imposibles: si alguien te ofrece un curso donde te promete que vas a hablar chino mandarín, de cero a cien, como un hablante nativo en sólo tres semanas y a un precio increíble, ¿lo comprarías? Lo primero que piensas es que nadie habla de la más absoluta nada a manejarse como un nativo del idioma —de ningún idioma—, en tres semanas. La promesa es incumplible, el precio es absurdo. El curso no funcionará, aunque su valor sea un chiste. Ese curso es “humo” y estás ante un “vende-humo”. Punto.


Y esta es una de las principales razones por las cuales tu curso DEBE TENER EL VALOR QUE MERECE. Si armas un tremendo curso, con un contenido impresionante, nivel premium, en el cual has dejado las pestañas y el alma en crearlo, y vas a cobrar dos dólares, nadie te va a tomar en serio. Tu público objetivo pensará que estás tratando de “venderles humo”.

Tu curso será rentable si cobras lo que realmente vale, con los pies en la tierra, de forma profesional y consistente.

Tu curso será rentable si conoces a tu público objetivo, si resuelves un problema que los aflija, si enseñas nuevas habilidades que les faciliten llegar a otros lugares y si ayudas a otros a alcanzar un objetivo valioso a un precio justo.

Tus conocimientos son oro en las manos de profesionales más jóvenes, de gente con menos experiencia, tanto en términos laborales como en hobbies. Los cursos online son una gran oportunidad para monetizar tus conocimientos; tienen un enorme potencial para generar ganancias, incluso de hasta seis cifras. Puedes encontrar desde una pequeña conferencia en línea, algo más interactivo como un webinar, hasta entrenamientos intensivos de días con alojamiento incluido, etc. Los valores son otro universo de posibilidades: encontrarás cursos desde unos pocos cientos de dólares hasta cifras insólitas, como certificaciones de 20 o 30 mil dólares.

Sin embargo, cambiar la vida de las personas, ayudarles compartiendo tus conocimientos y experiencia, es de un valor incalculable…  Hay cosas que, simplemente, no tienen precio.

PS: Prometí contarte sobre qué fue mi primer curso, jeje. Ok, aquí voy.

Seguramente viste o mejor, leíste El Señor de los Anillos u otra obra de J.R.R. Tolkien. Seguramente has oído hablar al menos del Anillo Único y las palabras en “el idioma de los elfos”… Bueno, uno de esos idiomas élficos era el Quenya, el lenguaje de los Altos Elfos. ¡Oh si! Tan friki como suena. Impartí en el área de extensión de una prestigiosa universidad en Santiago de Chile un curso de Quenya para que mis estudiantes hablaran y escribieran como los Elfos de Tolkien. Escribo Tengwarin (los caracteres élficos) y hablo Quenya.

No sé qué era más nerd: mi curso de Quenya, o la enorme cantidad de alumnos que tenía.

NO ME ARREPIENTO DE NADA

Más entradas

Dejá un comentario