¿Está realmente funcionando tu sitio web?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Una necesidad para todos los negocios

Internet se ha desarrollado tan rápido y su alcance es tan amplio que es innegable que se ha convertido en una parte realmente importante en nuestras vidas. Esto no es un misterio para nadie, como tampoco lo es la cantidad de horas que pasa la gente en línea, ya sea navegando por diversión, buscando información, leyendo noticias, comprando, etc. Estas actividades ya son parte de nuestra vida diaria desde hace varios años, y últimamente por razones que todos conocemos, se han visto intensificadas como nunca imaginamos.

Últimamente el mundo ha experimentado rápidos cambios que quizá no estábamos del todo preparados para enfrentar. Estamos luchando contra una epidemia que ha transformado completamente la forma en que vivíamos. Hoy trabajamos desde casa, estudiamos desde casa, compramos desde casa, tenemos reuniones de trabajo… desde casa. La vida social y laboral ha girado casi 180 grados, y todo indica que seguirá así. Pero a pesar de mantener este aislamiento o distanciamiento social, pareciera que estamos más conectados que nunca. El Covid-19,“el bicho”, lo ha modificado todo. Nada, absolutamente nada será igual después de la pandemia, cuando podamos retomar “más o menos” la vida que llevábamos. Han nacido nuevos hábitos de consumo que llegaron para quedarse.

Considerando esto, es natural que el mundo de los negocios también haya sufrido un profundo cambio y masivamente se haya debido trasladar a internet. Tener una página web para recibir y atender a los clientes se ha vuelto crucial; es, en efecto, vital para cualquier negocio. La presencia digital de un negocio o emprendimiento abre las puertas hacia un universo enorme de clientes. Los sitios web existentes han debido ser reformulados, rediseñados y se han debido generar más espacios comerciales en las redes sociales.

Comprender la importancia de un sitio web es esencial para el desarrollo de tu negocio porque —y seamos brutalmente honestos en esto— si hoy no tienes una web, algún formato de página, sea sitio, tienda e-commerce, blog, etc., tu negocio NO EXISTE. Punto. No hay nada más que agregar. Y esto no sólo te perjudicará directamente, sino que beneficiará a tu competencia que sí supo adaptarse a este nuevo paradigma.

Cuando las actividades sociales presenciales se han visto restringidas, un sitio web puede permitir que tu negocio o emprendimiento siga funcionando. De hecho, se convierte en la mejor plataforma para conectarte con tu audiencia. Si tus clientes no pueden acudir libremente a tu tienda u oficina, podrán estar en contacto contigo de igual modo gracias a tu ventana digital. Todo se trata de conectar negocios con su audiencia.

Los beneficios de tener un buen sitio van más allá de tener visibilidad y sobrevivir a la pandemia. Hay mucho más en juego.

El tamaño no importa

Una de las cosas buenas de internet es que el tamaño de tu empresa o emprendimiento no importa. Puedes ser un emprendedor solitario, un pequeño equipo de 5 personas o una mega corporación. Internet no discrimina.

Un sitio web aporta credibilidad a tu negocio y al mismo tiempo te permite proyectar una imagen de éxito; ayuda a construir fiabilidad y a fortalecer tu marca. Esto te da la posibilidad de, entre otras cosas, poder competir casi a la par con las grandes corporaciones.

A las Pymes o emprendimientos cada vez les cuesta más ocupar un lugar en el mercado en comparación con las grandes compañías, cuyos recursos parecieran ser ilimitados. ¿Cómo pueden las empresas pequeñas o nuevas competir y crear su propia identidad digital? Gracias a un sitio web, donde incluso pueden crearse espacios con más funciones y una interfaz más amigable o fácil de utilizar. De hecho, un sitio web puede ayudar a una pequeña empresa a ganar un importante lugar incluso en un mercado más grande y competitivo.

24/7

Tus clientes pueden acceder a tu negocio a través de tu sitio web en cualquier momento o lugar, ya que tu sitio web está en línea y activo las 24 horas del día, 7 días a la semana, durante todo el año.

Este es uno de los beneficios más importantes que un sitio web puede aportarle a tu negocio: visibilidad permanente y continua. No hay horarios de oficina, ni días no laborables, ni festivos. Tus clientes pueden visitar tu negocio cuando lo deseen; a las 2 de la mañana mientras se toman una copa de vino en el living de su casa, o a las 3 de la tarde, mientras están tomando sol en algún balneario durante sus vacaciones. Visitarán tu sitio para cualquier cosa que precisen, ya sea buscar información sobre productos o servicios antes de comprar, o para comparar precios y características de éstos. La mayoría de la gente investiga en línea las alternativas que existen antes de adquirir un producto o servicio, y tener tu “sucursal virtual” abierta cualquier día a cualquier hora (y en cualquier lugar) sólo te traerá beneficios.

No basta una plantilla

Si quieres que tu negocio tenga éxito en el mercado actual, debes tener un sitio web profesional. Es tu identidad en línea, tu columna vertebral digital, el elemento virtual que conectará tu negocio con tus clientes.

Tener un buen aspecto es importante porque tu sitio es, a menudo, la primera impresión que das a tus potenciales clientes. No importa si te han encontrado a través de una búsqueda o han llegado a ti por recomendación; tu sitio web será tu primer contacto y claramente es indispensable que esta impresión sea buena. Necesitas elaborar bien tu propuesta digital, no basta con tomar una plantilla random y cambiarle un par de imágenes. Tu sitio web debe reflejar tu visión y tus valores para que tus clientes se sientan identificados con tu propuesta.

Un sitio web versus un Buen sitio web

Un sitio web es una importante herramienta donde está toda la información que tu empresa quiere mostrarle al público. Ésta debe presentarse de manera clara para que la audiencia pueda encontrarla y leerla fácilmente. Un sitio web de calidad es limpio, organizado, de fácil navegación, actualizado en términos de diseño y estilo. La información que el cliente necesite debe ser fácil de encontrar; indispensables son los botones de redes sociales, otro canal imprescindible a la hora de ofrecer contacto y servicio al cliente.

Un buen sitio web debe verse bien y ser fácil de utilizar en todo dispositivo móvil. La tendencia (en aumento) a utilizar cada vez más los teléfonos móviles para todo tipo de operaciones —desde mandar un mensaje a convertirse en billetera electrónica—, indica que tu sitio web debe construirse y diseñarse cuidadosamente para lograr una interfaz amigable en cualquier teléfono o tablet.

De más esta insistir en que un sitio es de calidad cuando no existen en él errores ortográficos o gramaticales, tampoco imágenes borrosas o de mala resolución. Su contenido íntegro debe ser completo y visualmente atractivo.

¿A quién le escribo?

Un aspecto importante en un sitio web de calidad es el contenido, el que debe estar dirigido específicamente a tu audiencia. Esto es clave a la hora de diferenciarte de tu competencia. Para darle valor al contenido de tu sitio web y llegar a tu público objetivo existen varias técnicas, tanto visuales como de escritura, las que tienen como fin ayudarte a generar más clientes y más ventas.

Un buen sitio web no descuida la forma de comunicarse con su audiencia: conoce a su cliente, se dirige a él, redacta y desarrolla todo su sitio pensando en llegar a él. Ha estudiado sus hábitos, sus gustos y costumbres. Toda imagen, todo diseño, todo texto está dirigido a ese cliente. Le da una respuesta a una pregunta clave: “¿Qué hay en este sitio para mí?”. Debes contestar de entrada esa duda para que tu cliente ideal se quede en tu sitio web y no pase de largo.

Más que una “cara bonita”

Un sitio web puede jugar un papel muy importante como herramienta o plataforma estratégica para que las empresas destaquen y puedan competir. Como te mencionaba, es prácticamente tu oficina en internet, la identidad de tu empresa en el mundo digital. Por tanto no se debe descuidar este aspecto, que muchas veces se reduce a una página visualmente atractiva, pero carente de contenido de valor y que no transmite los beneficios de los servicios o productos que una compañía, negocio o emprendimiento ofrece. No sirve de nada llenarte de frases pomposas y rimbombantes que a tu cliente le dirán poco o nada, de hecho, a tu audiencia no le interesa que seas “un equipo multidisciplinario que se enfoca en brindar excelencia de sus servicios”; a tu cliente le interesa que le resuelvas el problema que tiene, no importa cómo.

Un sitio web es el espacio de tu negocio o emprendimiento en el mundo online (lo sé, sueno un poco majadera, pero no me parece mal repetirlo). En él puedes publicar y compartir información y novedades de tu mercado; puedes realizar branding y situarte en un lugar de autoridad. En tu sitio realizas operaciones comerciales, te conectas y comunicas con tu público generando confianza hacia tus productos o servicios. Es mucho más que un lugar de aspecto agradable e imágenes atractivas, es la herramienta que representará tu identidad personal o la de tu empresa en internet; es tu ventana hacia el mundo digital.

Más entradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *